https://es-es.facebook.com/porfavorleapoesia

POR FAVOR, LEA POESÍA.

Me invitaron a una lectura de poesía en voz alta, llegué al lugar de mi cita y resultó que mi invitador me dejó plantada. Entré al lugar, que es un café-bar, y la lectura ya había terminado, sólo quedaban unas cuántas personas conversando, quizá sobre el mismo tema o derivados de él. Mientras inspeccionaba el lugar para ver si de pura casualidad encontrábame con la persona que me invitó, de pura casualidad me senté en una mesa a conversar con dos extraños y un perro (bueno, el caniche desafortunadamente no hablaba humano).

Fue tan casual todo,  fluyó de una manera tan simple y familiar que estuve por más de 3 horas conversando con ellos, de temas variados, y podría decir de todos pero es una aseveración muy inexacta.

El sentarme en su mesa fue obra del destino (o un perro), estaba dispuesta a retirarme del lugar pero un can de cuya raza no recuerdo  me distrajo, lo acaricié y pregunté su nombre, su dueño a un costado de él me lo dijo y me preguntó si venía a ver a Asa, a lo cual le respondí: “No, lo siento no lo conozco, me invitaron a la lectura pero creo me han dejado plantada”.

La lectura ya terminó –respondió.

¿Me puedo sentar? –pregunté.

Y él con un ademán cortés me contestó que sí.

Me senté, saqué un cigarrillo y antes de encenderlo le dije con cara de: Espero no te moleste pero si es así de cualquier modo lo encenderé –¿Te molesta si lo enciendo?

–No en absoluto –respondió.

Creo que no tuve que esperar más de cinco minutos para darme cuenta que la persona que me había invitado me dejó plantada.

Pero ha sido la mejor situación en cuanto a quedarse plantado resulta. Se sentó en nuestra mesa –sí, ahora era nuestra– el mismísimo Asa, Miguel Asa, hombre-poeta, poeta-hombre amante de las letras y las bicicletas. Resulta que en el mundo-submundo de las letras de esta localidad su nombre resuena –en mi oído no había hecho el menor de los ecos lamento confesar– y su activismo por la poesía y el ciclismo urbano comienzan a dejar marca en esta ciudad y otras latitudes. Literalmente hablando. POR FAVOR, LEA POESÍA. Es una campaña creada por él y comienza a dejar frutos o  ¿debería decir pegatinas?

Beber unas cuantas cervezas y que me compartieran de su panini hicieron mi noche, una de las más enriquecedoras en toda mi estancia en esta ciudad; algo que ya me hacía falta después de tener un maldito grillete de oficinista con tintes de pseudo literato trasnochado.

El proyecto es muy ambicioso y loable, pretende hacer un viaje por todo Hispanoamérica en bicicleta y a cada lugar al que quiere llegar espera que POR FAVOR, LEA POSESÍA. No sea solo una frase en una calcomanía, sino un mensaje apabullante y permanente, que genere una apertura, comprensión, tolerancia y/o gusto por este género literario –bueno el creador del proyecto me daría un bofetadón por decir eso– o lo que Miguel Asa (y creo que todos los poetas) diría: “Vivir es la poesía misma”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s